Acondicionamiento para luchadores

Los luchadores saben que su deporte exige varios atributos clave: la potencia, la resistencia y la velocidad son tres de los más importantes. Maximizar estas cualidades físicas puede hacer que tenga más éxito en la colchoneta, pero requiere un entrenamiento extenso. El acondicionamiento juega un papel vital para los luchadores, y sin el tiempo adecuado en el gimnasio, tu oponente puede identificar rápidamente tus debilidades. No se arriesgue a perder el partido porque no dedicó el tiempo de práctica. Hacer ejercicios de acondicionamiento con regularidad te ayudará a mantener tu juego A fuerte durante toda la temporada.

Aeróbicos para la resistencia

La lucha libre puede clasificarse como un deporte anaeróbico, pero hacer ejercicios aeróbicos es igualmente importante en su entrenamiento. Los aeróbicos pueden aumentar tu resistencia durante un partido para que sigas con fuerza hasta el final. Hay varias actividades que puedes hacer para hacer algo de cardio, como andar en bicicleta, nadar o usar una elíptica. Correr es otra opción, y esta es ideal para muchos deportistas porque no requiere equipo y se puede hacer prácticamente en cualquier lugar. Los luchadores que quieran aumentar su resistencia deben probar una carrera de ritmo un par de días a la semana. Comience corriendo 60 yardas y registrando su tiempo. Toma este tiempo y multiplícalo por 0.75, luego usa este resultado como tu límite de tiempo para correr la distancia hacia atrás. Repita esta actividad de 10 a 15 veces, descansando un minuto entre cada carrera y aumentando la distancia a medida que mejora su resistencia.

Entrenamiento de la Fuerza

Los ejercicios de entrenamiento de fuerza regulares desarrollarán la fuerza muscular, dándote la ventaja que necesitas en la competencia. Hay una serie de ejercicios que puede hacer que se basan en pesas libres, peso corporal, máquinas de pesas u otros equipos. Un circuito de muestra para probar utiliza una variedad de ejercicios y equipos para desarrollar la fuerza total. Empiece con lanzamientos de balones medicinales; agarre una pelota medicinal que sea cómoda pero desafiante para que la levante por encima de su cabeza. Levántalo por encima de un hombro, luego bájalo y cruza tu cuerpo, tirándolo al suelo. Haz tres repeticiones de cinco, luego cambia de lado. Use una mancuerna y un banco o una pelota de estabilidad para hacer pull-overs. Acuéstese boca arriba en el banco, sostenga la mancuerna cerca de su pecho y extienda los brazos hacia arriba frente a usted. Sujete el peso con ambas manos, bájelo detrás de la cabeza y luego levántelo hasta el nivel del pecho durante tres series de 10. Lagartijas, dominadas, sentadillas y abdominales son otros ejercicios de entrenamiento de fuerza que se pueden hacer con poco o ningún equipo.

Velocidad y agilidad

Mantener una buena velocidad y agilidad de los pies es una ventaja durante un combate de lucha libre, y hay algunos ejercicios que se enfocan específicamente en esto. Prueba la perforación en la sombra, que se adapta a tu postura y velocidad. Ponte en una posición atlética con las rodillas ligeramente dobladas y los brazos al frente listos para agarrar a un oponente. Mueva sus pies rápidamente alrededor de la colchoneta, simulando un partido y respondiendo a los "ataques" de un oponente. También puede agregar 15 minutos de saltar la cuerda a su rutina de ejercicios unos días a la semana, lo que aumenta la velocidad y cuenta como trabajo cardiovascular. Los saltos de caja proporcionan otra forma de mejorar la velocidad y la agilidad. Párese al lado de una caja o plataforma de 1 a 2 pies de altura, salte sobre ella con ambos pies y luego salte hacia el otro lado. Salta de lado a lado durante varios minutos durante cada práctica.

Potencia

La potencia total es una combinación de todo en lo que ha estado trabajando: resistencia, fuerza y ​​velocidad. Una forma de abordar todos estos elementos es con un entrenamiento de una hora que utiliza una variedad de ejercicios de acondicionamiento. Desglosado, se ve así: 10 minutos de calentamiento, 10 minutos de potencia, 10 minutos de fuerza, 20 minutos de entrenamiento del sistema de energía, 10 minutos de enfriamiento. Los ejercicios específicos comienzan con saltos de caja y luego pasan al peso muerto. Luego vienen dominadas y empujes de cadera, seguidos de flexiones de brazos y flexiones de bíceps. Termina el entrenamiento con sprints en cinta. Cada ejercicio debe realizarse en seis o menos repeticiones, con no más de 24 repeticiones para cada actividad. Tómese hasta dos minutos entre ejercicios para descansar y recuperarse antes de pasar a la siguiente actividad.