Cómo cambiar de talón a golpe del antepié

Alabado durante mucho tiempo por el movimiento de carrera minimalista, el golpe del antepié es la forma de carrera más fisiológicamente natural para la anatomía humana, lo que la hace más saludable para las articulaciones, los músculos y los huesos. Para hacer la transición a un golpe con el antepié, comience identificando los problemas relacionados con el pie y luego practique una buena forma hasta que un golpe con el antepié se convierta en algo natural.

1

Corre a un ritmo pausado sin respirar demasiado. Esta carrera aeróbica es ideal para largas distancias y te ayudará a practicar un buen pisada. Correr demasiado rápido puede resultar en zancadas más largas, lo que aumentará el impacto del talón y hará que sea más difícil dominar un golpe con el antepié. Mantenga su ritmo constante y concéntrese en mantener su cuerpo alineado sobre sus pies.

2

Concéntrese en su paso. El talón y el antepié deben aterrizar casi simultáneamente, con un ligero énfasis en el antepié. A medida que su antepié se conecta con el pavimento, mueva suavemente su peso hacia adelante hasta que esté usando los músculos del pie y la pantorrilla para impulsarse hacia adelante en el siguiente paso. No intente aterrizar de puntillas y tenga cuidado de mantener su peso centrado sobre sus pies. Tu paso no debe ser exagerado.

3

Relaja el resto de tu cuerpo. Mantenga sus hombros y brazos libres de tensión y permita que sus brazos se balanceen suavemente con cada paso, reflejando el giro natural de su torso mientras corre. Mantenga el cuello relajado y la cabeza enfocada hacia adelante y nivelada. A medida que comienza a adaptarse al paso del antepié, puede aumentar su ritmo. A medida que su zancada se alarga, una mayor parte de su peso se desplazará hacia adelante para facilitar un golpe con el antepié en un paso más largo.

4

Gradualmente, transfiera más peso a la bola del pie en el lado lateral mientras practica el golpe del antepié. Dorsiflexione el tobillo para crear un movimiento de salto a medida que absorbe el impacto de cada paso. Para determinar si su aterrizaje es demasiado agresivo, intente correr completamente descalzo sobre una superficie lisa y use la retroalimentación sensorial de su pie para disminuir el impacto en cada paso. Tenga cuidado de no caminar demasiado.

5

Masajee sus arcos y pantorrillas con frecuencia para evitar la acumulación de tejido cicatricial. Además, estirar los tobillos y las pantorrillas después de una carrera ayudará a promover el crecimiento muscular. Siéntese con las piernas estiradas y levantadas del piso, y escriba el alfabeto usando la punta de cada uno de sus pies, estirando y girando el tobillo a medida que avanza. Haga esto varias veces al día, si es posible. Estirar y masajear estos músculos hará que la transición a un golpe de antepié sea mucho más fácil y fomentará el fortalecimiento.