Cómo desarrollar la máxima velocidad de carrera

Ya sea que su objetivo sea intensificar su entrenamiento, mejorar su capacidad atlética o competir en eventos de pista y campo, con un poco de esfuerzo puede mejorar su velocidad de carrera. El entrenamiento para los sprints puede ser mental y físicamente difícil. Sin embargo, con beneficios como pérdida de grasa, fuerza muscular, resistencia mejorada y mayor agilidad, el desafío puede valer la pena. El desarrollo de la máxima capacidad de carrera requiere fuerza combinada con potencia explosiva. Ajustar su forma y ejecutar ejercicios puede ayudarlo a correr más rápido.

1

Calienta con cinco a 10 minutos de caminata rápida o trote ligero; estresar los músculos antes de que se calienten adecuadamente puede causar una lesión. Siga el calentamiento con una o dos vueltas de ejercicios dinámicos, como saltar o marchar con las rodillas altas, que ayudarán a activar los flexores de la cadera.

2

Corre con la postura y la forma adecuadas, lo que puede ayudarte a generar más velocidad. Aterriza sobre el antepié, en lugar de la parte media del pie, como se hace en las carreras de resistencia, e inmediatamente rueda y empuja con los dedos de los pies. Use sus brazos para tomar impulso, balanceándolos hacia adelante y hacia atrás con los codos doblados a 90 grados.

3

Acorta tu zancada. Puede parecer que cuanto más grandes pasos das, más rápido llegarás a la línea de meta, pero lo contrario puede ser cierto. Su objetivo es la velocidad y los pasos más largos ayudan con la distancia, no con la velocidad. Los pasos cortos y rápidos, mientras mantiene sus pies girando en un círculo como pedaleando una bicicleta, pueden ayudarlo a llegar más rápido a la línea de meta. Haga coincidir su respiración con los golpes de su pie.

4

Equilibre y desarrolle sus músculos de potencia, que para las carreras de velocidad son los isquiotibiales, los cuádriceps y los glúteos. Los isquiotibiales y los cuádriceps son grupos musculares de contrapeso; si uno es significativamente más fuerte que el otro, ambos grupos de músculos quedan expuestos a lesiones. Realiza ejercicios complejos, que requieren que varios grupos de músculos trabajen juntos, como sentadillas, estocadas, peso muerto y step-ups.

5

Fortalece tu núcleo, lo que mantiene tu cuerpo estabilizado cuando corres. Realiza puentes, tablones, superman y tablones laterales. Entrene su núcleo de tres a cuatro días a la semana con tres series de cada ejercicio. Dedique de dos a cinco minutos a cada ejercicio.

6

Realice ejercicios de velocidad dos días a la semana para aumentar su velocidad, potencia y resistencia. Por ejemplo, realiza ocho sprints de 200 metros con dos minutos de descanso entre carreras. Trate de completar cada sprint en 30 segundos o menos.

7

Descanse al menos uno o dos días a la semana. El sobreentrenamiento de los músculos puede hacer que la velocidad de carrera disminuya en lugar de mejorar. Tus músculos necesitan tiempo para descansar y repararse para salir más rápido y más fuertes en tu próxima sesión de entrenamiento.