Cómo mejorar la técnica de braza

Para los nadadores, los beneficios de la braza varían mucho. Con aproximadamente 60 calorías por 10 minutos, esta técnica quema un poco menos calorías que otros estilos, pero es excelente para tonificar el cuerpo mientras trabaja el pecho, los muslos, los hombros, los isquiotibiales y los tríceps. La forma adecuada ayuda mucho con cualquier técnica de natación. Para maximizar los resultados cardiovasculares y tonificantes de su braza, perfeccionar su forma es absolutamente clave.

1

Concéntrese en la posición de la cabeza: mantener la cabeza fuera del agua es un error común que va en detrimento de la forma correcta de la braza e incluso puede causar lesiones en el cuello y la espalda. Mantenga siempre la cabeza en el agua. Si levanta la cabeza, las caderas caen al agua, lo que aumenta la resistencia y tensiona la zona lumbar. Solo levante la cabeza fuera del agua para respirar.

2

Detén las manos antes de que se coloquen detrás de los hombros mientras impulsa el cuerpo hacia adelante. Puede pensar que está sacando más provecho de su braza con movimientos largos y amplios de las manos, pero detenerse en seco en realidad mejora su velocidad. Sin embargo, cuando mueva las manos hacia adelante, estírelas lo más que pueda. Mantenga las palmas hacia afuera en lugar de dejar las manos planas para remar más eficazmente. Los brazos nunca deben salir del agua al nadar con una técnica de braza, ni deben causar salpicaduras.

3

Corrija la posición de su pie. Siempre apunte los dedos de los pies hacia el fondo de la piscina y mantenga los talones juntos todo el tiempo que pueda mientras lleva las piernas hacia el cuerpo para dar una patada. Mantenga las piernas al mismo nivel que su cuerpo, no las ponga debajo de usted, y junte los talones inmediatamente después de su patada para un final efectivo. Una vez que inicie, simplemente permita que su cuerpo se deslice hasta su próxima patada.