Cómo trotar de noche

La gente corre de noche por diferentes motivos. Algunos pueden preferir la tranquilidad de la noche, mientras que otros pueden no tener otro tiempo disponible debido a obligaciones laborales o familiares. Cualquiera sea la razón, correr de noche requiere una preparación adicional, especialmente cuando se trata de seguridad. Todo, desde los automóviles hasta los depredadores, son peligros mayores durante la noche, por lo que tomar precauciones es clave antes de correr.

1

Planifique su ruta durante el día. Decide cuánto tiempo va a durar tu carrera nocturna y qué áreas quieres usar. Luego, recorra la ruta durante el día, prestando atención a cualquier peligro potencial, como luces rotas, esquinas peligrosas donde es posible que no vea el tráfico o terreno irregular donde podría tropezar cuando está demasiado oscuro.

2

Use algo que lo haga destacar, incluso si cree que el área está bien iluminada. Los chalecos reflectantes son una buena opción, pero el simple hecho de usar ropa blanca o amarilla puede ser suficiente si hay suficiente luz. Muchas tiendas de artículos deportivos también venden calcomanías reflectantes o anillos de plástico que puede agregar a su ropa o zapatos para hacerlos más visibles.

3

Corre contra el tráfico. Esto hace que sea más fácil para los autos verte y para ti ver los autos que se aproximan. Si está corriendo en una calle con mucho tráfico, asegúrese de que haya suficiente espacio en el costado para que pueda correr de manera segura. Un carril para bicicletas o un carril para caminar es ideal, pero una calle ancha puede ser suficiente.

4

Tenga en cuenta la seguridad. Corra con un amigo si es posible y siempre lleve su teléfono celular con usted en caso de que haya una emergencia. Otra opción es dejar que alguien, un compañero de cuarto o una pareja, sepa que vas a salir a correr y cuándo esperarlo. Correr en áreas desiertas nunca es una buena idea; es mejor que corra en un área con mucho tráfico. Finalmente, es posible que desee verificar varias rutas para que pueda variar sus carreras. Correr siempre por la misma ruta puede alertar a los posibles delincuentes o acosadores de su rutina.