Corriendo a las 34 semanas de embarazo

Hacer ejercicio al menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana durante el embarazo puede aumentar sus niveles de energía y estado de ánimo, mejorar la postura, ayudarla a dormir mejor por la noche y mejorar el tono y la fuerza muscular, según el Colegio Estadounidense de Ginecólogos y Obstetras. Pero exceder la frecuencia cardíaca máxima segura mientras corres cuando estás embarazada puede ser peligroso tanto para ti como para tu bebé. KidsHealth.org informa que si era corredor antes de quedar embarazada, es posible que pueda correr de manera segura durante su embarazo, pero consulte con su médico para estar seguro.

Frecuencia cardíaca recomendada

Si su médico le da permiso para correr cuando tiene 34 semanas de embarazo, mantenga su frecuencia cardíaca por debajo de 140 latidos por minuto, sugiere la Asociación Estadounidense del Embarazo. Determine su frecuencia cardíaca tomando su pulso en su cuello o muñeca. Cuente el número de veces que late su corazón en 10 segundos y multiplique ese número por seis para determinar su frecuencia cardíaca. Mientras corres, debes sentirte cómodo y poder mantener una conversación.

Haciéndolo seguro

Durante sus carreras, use movimientos lentos y suaves, manténgase bien hidratado, evite el sobrecalentamiento y use zapatos cómodos, recomienda la Asociación Estadounidense del Embarazo. Su médico puede recomendarle hacer jogging acuático o correr en una piscina para evitar ejercer presión adicional sobre su vientre. Si tiene alguna afección médica o tiene un embarazo de alto riesgo, su médico podría sugerirle que evite correr por completo. Generalmente, los ejercicios cardiovasculares seguros cuando tiene 34 semanas de embarazo incluyen caminar, andar en bicicleta, nadar, remar y usar una máquina elíptica.

Duración del ejercicio

Cuando tenga 34 semanas de embarazo, debe hacer al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana, informa las Pautas de actividad física para estadounidenses de 2008. Esta cantidad de actividad física debe distribuirse en el transcurso de una semana. Por ejemplo, puede correr, con el permiso de su médico, nadar, andar en bicicleta o caminar 30 minutos cinco días a la semana para cumplir con esta recomendación mínima.

Señales de advertencia

Deje de correr inmediatamente si siente dolor o malestar. Las señales de advertencia de angustia al correr incluyen sangrado vaginal, dificultad para respirar, mareos, hinchazón de la pantorrilla, pérdida de líquido vaginal, contracciones, disminución del movimiento fetal, debilidad muscular y dolores de cabeza, señala el Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras. Aunque su obstetra puede darle la autorización para correr durante su primer y segundo trimestre, puede recomendarle que cambie a trote acuático antes de las 34 semanas de embarazo para minimizar los riesgos para la salud.