Ejercicio de espalda de gato y camello

El lomo de gato y camello es un ejercicio suave que estira y fortalece los músculos que estabilizan la columna, incluidos los extensores de la espalda y los abdominales. Cuando se realiza a diario, el ejercicio puede ayudar a mejorar la función de la espalda y disminuir muchas dolencias irritantes. Sin embargo, consulte a su médico antes de realizar el ejercicio de gato y camello si padece un dolor de espalda crónico u otra condición de salud.

Recoge los beneficios

El propósito del ejercicio del gato y el camello es ayudar a movilizar la espalda, reducir la rigidez y aumentar la flexibilidad de la trompa sin irritar el cuello. Cuando se realiza de forma regular, el ejercicio de gato y camello también puede ayudar a aumentar la resistencia en el trabajo, aumentar su rendimiento atlético y mejorar su postura. Además, el ejercicio puede ayudar a disminuir y prevenir el dolor de espalda y las lesiones.

Ejercicio Cómo

Póngase de manos y rodillas, con las rodillas separadas al ancho de las caderas y las manos directamente debajo de los hombros. Apriete los músculos abdominales y arquee la columna hacia el techo. Mantenga la posición durante al menos 10 segundos, luego relaje lentamente la espalda. Deje que su estómago caiga hacia el suelo, junte los hombros y estire la espalda hacia abajo en una posición inclinada hacia atrás. Mantenga durante 10 segundos, luego regrese a la posición inicial. Repite toda la secuencia al menos tres veces más.

La forma importa

Para obtener resultados óptimos, reposicione las rodillas y las manos según sea necesario durante el ejercicio de lomo de gato y camello para que las rodillas estén siempre por debajo de las caderas y las manos por debajo de los hombros. Mantenga su cabeza alineada con su columna en todo momento. Cada movimiento de ejercicio debe originarse en la zona lumbar. No rebotes ni sacudas tu cuerpo en ningún momento durante el ejercicio, ya que esto puede provocar lesiones.

Proceda con precaución

Mantenga tensos los músculos de los costados, los abdominales y la zona lumbar durante todo el ejercicio para ayudar a estabilizar la columna y mantener la espalda en una posición neutral. Para evitar lesiones, realice el ejercicio del gato y el camello lenta y suavemente. Oblíguese a sí mismo a estirarse hasta el punto del dolor. Disminuya el ritmo, reduzca el número de repeticiones o tómese un descanso si experimenta algún dolor o malestar extremo durante el ejercicio.