Ejercicios calmantes para abdominales

Las palabras "calmar" y "ejercicio" parecen mutuamente excluyentes, pero no tienen por qué serlo si crea un ambiente relajante e incorpora ejercicios de respiración y estiramiento. Puede crear un ambiente relajante con aromaterapia, música agradable y una actitud positiva. Antes de comenzar con los ejercicios abdominales, ayude a que sus músculos se relajen recostándose boca arriba y respirando lentamente. Mientras exhala lentamente, visualice la tensión fluyendo fuera de su cuerpo.

Tension muscular

La tensión muscular puede aumentar si realiza demasiadas repeticiones o si los músculos de soporte están tensos. Realice solo de seis a 12 repeticiones de cada ejercicio abdominal para obtener resultados efectivos. Si nota que la tensión se acumula en la parte superior de los hombros o el cuello, afloje la mandíbula y doble ligeramente la barbilla hacia abajo mientras relaja la parte posterior del cuello. Evite la tensión en la parte superior de los hombros manteniendo los hombros deprimidos, lo que significa mantener los hombros hacia abajo y lejos de las orejas. Use la respiración profunda mientras hace sus ejercicios abdominales y estírese después de cada serie.

Respiración del vientre

La respiración abdominal utiliza el músculo abdominal profundo, que se llama transverso del abdomen. Tanto el yoga como el pilates tienen una forma de respiración abdominal que calma y trabaja tus abdominales. En Pilates, se llama "Recoger el vientre" y en Yoga, "Aliento brillante de cráneo". Lo llames como lo llames, el trabajo abdominal es similar. Crea un ambiente relajante y prueba Belly Scoops. Acuéstese boca arriba con las manos en el abdomen. Relaje su abdomen e inhale. Comprima el abdomen hacia la columna y exhale por completo. Tus manos deben hundirse con la exhalación. Permita que toda la tensión emocional y física se vaya con cada exhalación.

Ejercicio abdominal de rotación espinal

Los músculos oblicuos del abdomen, que permiten que su torso gire, se encuentran a los lados de su abdomen. Este movimiento de lado a lado puede ser relajante, porque es rítmico y metódico. Pruébelo sentándose erguido en una silla y colocando un dedo medio encima de cada hombro. Inhala y relaja los hombros. Exhale lentamente y gire hacia la derecha. Inhale profundamente y gire lentamente hacia la izquierda. Exhala profundamente mientras haces una pausa a la izquierda. Continúe por 12 repeticiones. Pilates incorpora un ejercicio de rotación espinal llamado "Giro de la columna vertebral". El yoga tiene uno llamado "Parivrtta Trikonasana", que también se llama "Postura del triángulo girado". La idea es permitir que tu mente se aclare y dejar que tu cuerpo fluya con los movimientos.

Tai Chi

La premisa del Tai Chi es enfocar su mente, permitir que la energía llamada chi circule mientras respira y realizar movimientos fluidos y equilibrados. Sus músculos centrales están constantemente comprometidos para que todos los movimientos fluyan desde los músculos del abdomen. Debido a que el Tai Chi requiere tal concentración al conectar una secuencia de movimientos, su mente se aleja del estrés. Desconecte todos los pensamientos y permita que la tensión desaparezca de su cuerpo.

Comience con un calentamiento para involucrar y relajar los músculos abdominales. Párese con los pies separados, la columna vertebral erguida y el cuerpo suave. Use sus músculos centrales o centrales para rotar su cintura hacia la derecha. Permita que sus hombros y brazos lo sigan y se envuelvan para golpear suavemente su cintura y espalda. Invierta el movimiento girando su cintura hacia la izquierda. Continúe relajándose, permanezca erguido y deje que sus brazos se balanceen y envuelvan.