Ejercicios funcionales para personas mayores

El cuerpo pierde fuerza, equilibrio y flexibilidad a medida que envejece, lo que provoca que muchas personas mayores adopten estilos de vida sedentarios. Sin embargo, la inactividad puede exacerbar estas pérdidas, lo que hace que sea cada vez más difícil mantenerse activo a medida que envejece. Mantenerse activo con ejercicios funcionales, aquellos diseñados para mejorar la fuerza, la flexibilidad y la movilidad necesarias para las actividades diarias, puede mejorar significativamente su calidad de vida durante sus años dorados.

Beneficios del ejercicio funcional

Los ancianos pueden disfrutar de muchos beneficios al participar en un programa de ejercicio funcional. Las recompensas más obvias de este ejercicio incluyen una mayor movilidad e independencia. Además, el ejercicio funcional puede conducir a mejoras en la salud, como un riesgo reducido de enfermedad cardíaca y diabetes tipo 2. Los programas de ejercicio funcional también pueden mejorar su función cognitiva, aumentando su capacidad para pensar y razonar con claridad y mejorando su bienestar emocional y felicidad.

Entrenamiento Balance

El entrenamiento del equilibrio funcional puede reducir en gran medida el riesgo de caídas entre los ancianos. Después de un seguimiento de ocho meses de un estudio original publicado en la edición de noviembre de 2004 del "Journal of Bone and Mineral Metabolism", el 13.6 por ciento de los participantes de edad avanzada que participaron en un programa diseñado para mejorar el equilibrio experimentaron caídas. De los que no participaron del programa, el 40.9 por ciento sufrió caídas. Según el American Council on Exercise, el entrenamiento del equilibrio para los ancianos debe simular las distracciones normales que se experimentan durante las actividades del día a día. Un ejemplo de una actividad de entrenamiento del equilibrio podría ser realizar una caminata de talón a punta mientras se cuenta hacia atrás. También debe incluir ejercicios de recuperación del equilibrio, como estirarse hacia adelante para agarrar un objeto de apoyo, lo que reducirá el riesgo de caídas.

Ejercicios de resistencia

Los ejercicios de entrenamiento de resistencia funcional pueden ayudar a las personas mayores a mejorar significativamente la calidad de vida. En un estudio publicado en la publicación de marzo de 2011 del "American Journal of Health Promotion", los participantes de edad avanzada que no podían realizar determinadas actividades diarias por sí mismos mostraron mejoras significativas en la movilidad funcional después de participar en un programa de entrenamiento de resistencia de 16 semanas. Los ejercicios de resistencia funcional pueden utilizar el peso corporal o equipos como bandas de resistencia, mancuernas ligeras, balones de estabilidad y balones medicinales. Los movimientos realizados deben imitar las actividades diarias, como levantarse de una posición sentada o levantar pesas ligeras por encima de la cabeza. Comience con un peso bajo y una intensidad de baja a moderada y aumente gradualmente la dificultad a medida que mejore su fuerza.

Precauciones

Hable con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios. Si experimenta mareos, vómitos, dificultad para respirar o dolor en el pecho durante el ejercicio, deténgase inmediatamente y busque atención médica. Beba mucha agua antes, durante y después del ejercicio para evitar la deshidratación por los líquidos perdidos a través del sudor. No se esfuerce demasiado y tome descansos cuando los necesite. Calienta siempre de cinco a 10 minutos para preparar tu cuerpo para el ejercicio. Use zapatos con suela antideslizante para evitar caídas.