Entrenamiento y sprints para senderismo

Si está planeando una caminata, especialmente una larga en un terreno difícil, incluya suficiente tiempo para entrenar antes de emprender el camino. Preparar su cuerpo para los desafíos físicos que encontrará en la caminata puede permitirle disfrutar de su tiempo al aire libre sin sufrir fatiga extrema o lesiones. Implementar entrenamiento de distancia, fuerza e inclinación, así como ejercicios de velocidad, puede ayudar a garantizar que cuando llegue el momento de salir a la pista, su cuerpo esté listo.

Entrenamiento de la Fuerza

La mayoría de las caminatas requerirán que active los músculos que quizás no use durante su día de trabajo habitual. Caminar sobre un terreno accidentado que incluye rocas, cantos rodados o pendientes pronunciadas puede requerir más fuerza que una caminata normal. Para prepararse para tales desafíos, desarrolle su fuerza y ​​resistencia muscular a través del entrenamiento de fuerza. Los músculos a tratar, según la revista "Fitness", son los músculos centrales y los músculos de la parte inferior del cuerpo, incluidos los músculos abdominales, glúteos, caderas y muslos. Fortalecer estos músculos le permitirá caminar más rápido y también puede ayudar a prevenir lesiones. Sentadillas, peso muerto, sentadillas en la pared, abdominales y estocadas son todos tipos de ejercicios de entrenamiento de fuerza que se enfocan en desarrollar estos músculos centrales, preparando su cuerpo para el camino.

Entrenamiento de larga distancia

El senderismo requiere resistencia, especialmente si planeas recorrer largas distancias. Para prepararse para las largas millas, practique cardio o aeróbico, haga ejercicio de tres a cinco veces por semana a una intensidad moderada. Trabaja su corazón y pulmones, así como los principales grupos de músculos de su cuerpo. Caminar, correr, andar en bicicleta y nadar lo ayudarán a desarrollar la resistencia cardiovascular para una caminata de larga distancia. Si planea llevar un paquete en su caminata, simule esta situación usando un paquete mientras entrena. También es posible que desee usar sus botas de montaña como parte de su entrenamiento de larga distancia para prepararlas con anticipación.

Entrenamiento para terrenos escarpados

Considere cuál será probablemente el terreno de su caminata. Si incluye pendientes pronunciadas, querrá asegurarse de que su cuerpo esté preparado para ese desafío. En lugar de entrenar siempre en terreno plano, varía tu rutina de correr o caminar para incluir colinas. Entrena cuesta arriba y cuesta abajo. Si entrena en una cinta de correr, ajuste la configuración para incluir inclinaciones mientras camina. Un escalador también puede ayudar a que su cuerpo se acostumbre al movimiento de subir.

Entrenamiento de Sprint

Esprintar puede mejorar enormemente su estado físico general, ayudándole a prepararse para su próximo desafío de senderismo. Los sprints en colinas pueden ser especialmente efectivos para ayudarlo a desarrollar músculo para el terreno variado de una caminata. Encuentra una colina corta y comienza corriendo hacia arriba dos veces, agregando más repeticiones con el tiempo a medida que desarrollas la resistencia muscular. Esta resistencia también lo ayudará a manejar sus entrenamientos de larga distancia de manera mucho más eficiente. Cuando finalmente llegue al sendero, podrá recorrer el terreno sin perder el aliento y disfrutar del paisaje que lo rodea.