Plan de entrenamiento saludable para la grasa del estómago

La mejor forma de perder grasa del estómago es con una combinación de ejercicios. De tres a cinco entrenamientos a la semana ayudarán a comenzar a reducir la grasa en el área del estómago; cuando se combina con una dieta baja en calorías, puede esperar una tasa de pérdida de grasa de alrededor de 1 a 2 libras por semana. Sin embargo, recuerde que la reducción de manchas es un mito y que la pérdida de grasa ocurre en todo el cuerpo, no solo en el estómago. Pero el ejercicio no es el único factor: comer con sensatez, beber mucha agua y dormir lo suficiente también son importantes para perder grasa del estómago.

Empiece por la fuerza

El entrenamiento de fuerza es un método importante para reducir la grasa corporal. El levantamiento de pesas no solo quema una alta tasa de calorías por hora, sino que también continuará quemando calorías después del entrenamiento. Dos veces por semana, haz el siguiente entrenamiento: 10 sentadillas, 10 peso muerto, 10 press de banca, 10 remo inclinado y 10 hiperextensiones. Elija pesos que le permitan completar las 10 repeticiones pero que no le permitan hacer mucho más que eso en cada ronda. Estos ejercicios fortalecerán todo tu cuerpo, pero también son muy exigentes con tus músculos abdominales, ayudando a tensarlos y tonificarlos.

Trae los Sprints

Después de tus sesiones de levantamiento de pesas, haz un entrenamiento de velocidad. Esprintar es uno de los métodos más efectivos para quemar grasa y reducir la probabilidad de ganar grasa. El International Journal of Obesity descubrió que el entrenamiento a intervalos regulares, como la carrera de velocidad, resultó en reducciones significativas de la grasa corporal, particularmente en las piernas y el torso. Tu sesión de sprint es simple: simplemente corre o monta en bicicleta lo más rápido que puedas durante 20 segundos, luego descansa durante 10 segundos y repite esta secuencia ocho veces.

Obtenga sus patadas cardiovasculares

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que los adultos realicen una combinación de ejercicio cardiovascular de intensidad moderada y vigorosa. Tres veces a la semana, sal a correr, nadar o montar en bicicleta de 30 a 60 minutos. Alternativamente, puede jugar un deporte de equipo o unirse a un campo de entrenamiento o una clase de gimnasia con amigos para disfrutar de su tiempo adicional de cardio. Haga esto en los días en que no esté levantando pesas ni corriendo, ya que esas actividades son exigentes para los sistemas musculoesquelético y nervioso central; no quiere desgastar demasiado su cuerpo.

Tómese su tiempo libre

La grasa del estómago no siempre es una simple cuestión de almacenar demasiadas calorías como "llanta de repuesto". A veces, la grasa se almacena en el área abdominal como respuesta al estrés; cuando se encuentra bajo mucho estrés físico o mental, su cuerpo produce una hormona llamada cortisol. El cortisol es importante para mantenerte alerta y seguro, pero una cantidad excesiva puede hacer que tu cuerpo comience a almacenar grasa sobre el estómago. Reducir el cortisol puede ser tan simple como dar un paseo relajante en un entorno tranquilo y hermoso: encuentre un espacio natural en el que se sienta tranquilo y camine allí durante 30 minutos una o dos veces por semana.