Postura en bicicleta

Andar en bicicleta es una actividad muy popular tanto para los atletas competitivos como para los ciclistas recreativos. Es una actividad de bajo impacto que puede tonificar sus músculos sin ejercer una presión significativa sobre su sistema esquelético. Una persona que monta una bicicleta por placer puede que no le dé mucha importancia a la postura, pero los ciclistas competitivos saben que la forma adecuada marca una gran diferencia en el resultado de la carrera. La postura adecuada para andar en bicicleta implica saber cómo sujetar la espalda, las piernas y los brazos para que sea eficiente y sin dolor.

Anterior

Una espalda recta en el ciclismo ayuda a prevenir el dolor de espalda y ayuda al resto de su cuerpo a caer en una posición natural y neutral que no se siente forzada. La posición de la espalda varía según el tipo de conducción que realice. Las personas que usan una bicicleta reclinada, por ejemplo, viajan con una postura mucho más erguida que quienes optan por bicicletas de montaña o modelos de carreras. Los corredores que se ponen de pie mientras pedalean también utilizan una forma más erguida.

Brazos

La clave para una postura correcta de los brazos al andar en bicicleta es relajarse. Doble los brazos ligeramente a la altura del codo y sujete el manillar suavemente sin inclinarse sobre las manos. Cuadre los hombros para que queden rectos, no redondeados, para reducir la tensión en el cuello y los brazos. Mantenga las muñecas rectas para evitar una compresión similar al síndrome del túnel carpiano.

Piernas

Tus piernas trabajan horas extras cuando andas en bicicleta. Utilice la posición adecuada para andar con suavidad y sin dolor. Plante sus pies firmemente en el centro del pedal para que sus piernas no estén demasiado cerca o muy separadas una de la otra. Su pie debe inclinarse ligeramente hacia abajo para mantener las calas de su bicicleta enganchadas en el pedal si usa calzado especializado. Cuando su pie está en el pedal más bajo, su rodilla debe estar apenas doblada. La revista "Bicicletas" recomienda un ángulo de 25 grados. La flexión proviene de la cadera en el ciclismo, no de la rodilla, con las caderas alineadas con el torso. La postura correcta de las piernas en el ciclismo no solo lo mantiene más cómodo, sino que también aumenta su eficiencia.

Dolor

Experimentar dolor o entumecimiento en cualquier parte de su cuerpo mientras va en bicicleta podría ser una indicación de que su postura no es del todo correcta. Esto es especialmente cierto si siente molestias en las rodillas, los dedos o el cuello. El dolor de rodilla puede deberse a mantener el sillín demasiado bajo o demasiado inclinado hacia adelante. La tensión del cuello a veces se produce cuando el manillar está demasiado bajo o si encorva los hombros en lugar de andar en bicicleta con la espalda recta. Agarrar el manillar con mucha fuerza puede causar hormigueo o entumecimiento en los dedos. Un asiento demasiado cerca del manillar también puede causar problemas en las manos. Mueva la silla hacia atrás para evitar poner gran parte de su peso corporal en sus brazos.