Posturas de yoga para la circulación de la espalda

Las rutinas de estiramiento como el yoga no solo relajan los músculos tensos. Incluso una sola sesión de estiramiento puede mejorar la circulación, según un estudio de 2013 publicado en "International Heart Journal". Ya sea que sea nuevo en el yoga o un yogui dedicado, una buena clase de yoga ofrecerá varios estiramientos para mejorar la circulación de la espalda.

Poses para principiantes

Para los yoguis principiantes, la postura del gato puede ayudar a estirar el dolor de espalda. Póngase de manos y rodillas, luego arquee la espalda, contrayendo los músculos abdominales. Luego relaje la espalda, empuje los abdominales hacia el suelo y adopte la postura de vaca, alternando entre las dos posiciones durante cinco a 10 segundos a la vez. A continuación, pruebe un Side Twist. Siéntese en una posición neutral, como de rodillas, y gire lentamente hacia el lado derecho hasta que sienta un estiramiento en la espalda. Mantenga durante 20 segundos, luego gire hacia el lado izquierdo. Finalmente, relájese con la pose del niño. Siéntese de rodillas y extienda los brazos hacia afuera, bajando el torso y la cabeza al suelo durante 30 segundos.

Poses intermedias

Una vez que hayas dominado algunas poses básicas, puedes pasar a otras un poco más desafiantes. Pruebe el perro boca abajo, durante el cual se agacha, manteniendo la espalda recta, para tocar el suelo. Mantenga las puntas de los pies en el suelo, con el torso y las piernas en ángulos diagonales para formar una V invertida. A continuación, acuéstese boca arriba y pruebe la postura del pez. Con las piernas estiradas y la cabeza apoyada en el suelo, arquee la espalda, levante ligeramente el torso y mantenga la posición durante al menos 30 segundos.

Poses para expertos

Para los aficionados al yoga, agregar algunas posturas más desafiantes a su repertorio diario puede mantener el flujo de sangre en su espalda. Prueba la pose del arco. Acuéstese boca abajo, luego levante el torso y doble las piernas, estirándose hacia atrás para agarrar sus pies. Entonces prueba la postura del arado. Acuéstese boca arriba, luego retroceda con las piernas para que los pies toquen el suelo detrás de la cabeza. Solo la cabeza, el cuello y los hombros deben permanecer en el suelo.

Consejos y seguridad

Al igual que con cualquier forma de ejercicio, si alguna postura se siente incómoda, aléjese de ella o pregúntele a su instructor si hay alguna manera de modificar la postura para que sea más fácil. El yoga pone un gran énfasis en la respiración, y sus respiraciones deben coordinarse con su movimiento. Concéntrese en tomar respiraciones largas y lentas que inflen su estómago, luego exhale lentamente y dibuje su estómago mientras se mueve.