Posturas de yoga que son buenas para las pantorrillas

Muchas personas descuidan sus pantorrillas durante las rutinas regulares de estiramiento y ejercicio, sin embargo, son uno de los músculos más importantes de su cuerpo. Sus pantorrillas le ayudan a caminar, correr, levantar y realizar una variedad de actividades diarias. Pero con el tiempo, las pantorrillas apretadas pueden acortarse y afectar su capacidad para realizar estas actividades sin dolor ni esfuerzo. Realizar posturas de yoga específicas puede ayudar a estirar y alargar las pantorrillas, mejorar el rango de movimiento en el tobillo y ayudarlo a realizar otras posturas de yoga con mayor facilidad, dice la instructora de yoga Julie Gudmestad en un artículo para "Yoga Journal".

Perro boca abajo

El perro boca abajo, o Adho Mukha Svanasana, es una de las poses más comúnmente realizadas en muchas clases de yoga. Además de estirar las pantorrillas, esta postura también ayuda a reducir la tensión en la columna, alivia el dolor de espalda y el insomnio y fortalece los brazos, los hombros y la espalda, según MyYogaOnline. Para realizar esta postura, comience con las manos y las rodillas con las manos ligeramente por delante de los hombros. Separe los dedos y meta los dedos de los pies hacia abajo. Inhale, luego exhale, presione las manos y los pies contra el piso, estire las piernas y levante el coxis hacia el techo. No bloquee los codos. Expande tu pecho y mantén tu cuello largo. Presiona los talones contra el suelo. Si sus isquiotibiales o pantorrillas están muy tensos, mantenga las rodillas ligeramente flexionadas hasta que mejore su nivel de flexibilidad.

De pie hacia adelante, curva

La flexión de pie hacia adelante, o Uttanasana, es una pose simple pero efectiva para estirar las pantorrillas, fortalecer las piernas, calmar la mente y liberar la tensión en la espalda, según Robert J. Kiltz, MD en un artículo para CNY Healing Arts. Para realizar esta pose, comience por pararse con los dedos gordos del pie juntos y los talones ligeramente separados. Alinee su cabeza y cuello con su columna y relaje sus hombros. Inhale y, al exhalar, inclínese hacia adelante desde las caderas. Mantenga las rodillas lo más rectas posible y dóblelas si es necesario. Apoye las manos en las espinillas, los tobillos o el suelo. Relaje la parte superior de su cuerpo. Intente estirar un poco más en cada exhalación.

Presidente

La silla, o Utkatasana, es una pose que puede ayudar a fortalecer las pantorrillas y estirar los hombros y el pecho, de acuerdo con "Yoga Magazine". Para realizar esta pose, comience con los dedos gordos del pie juntos y los talones ligeramente separados. En una inhalación, levante los brazos por encima de la cabeza. Exhale y doble las rodillas, llegando a una sentadilla que podría sentirse como si estuviera a punto de sentarse en una silla invisible. Tus rodillas deben estar ligeramente por delante de tus pies y tus muslos deben estar lo más paralelos posible al piso. Expande tu pecho. Contraiga los músculos abdominales para mantener el equilibrio y evitar inclinar la pelvis hacia adelante.

Dedo gordo reclinado

El dedo gordo del pie reclinado, o Supta Padangusthasana, es una pose que fomenta la relajación y puede ayudar a aliviar la tensión en las pantorrillas y los isquiotibiales, según el instructor de yoga Jason Crandell en un artículo para "Yoga Journal". Para realizar esta postura, acuéstese boca arriba con las rodillas dobladas y tenga una correa de yoga cerca. Inhala y lleva la rodilla derecha hacia el pecho. Envuelva la correa alrededor del arco de su pie derecho. Sostenga los extremos de la correa en cada mano. Estire la pierna derecha hacia el techo, o tan recta como le resulte cómodo, y extienda la pierna izquierda sobre el suelo. Mantenga los hombros y el pecho relajados, no se encoja. Si sus piernas están muy tensas, libere la tensión de la correa y doble ligeramente la rodilla. Repita en la pierna izquierda.