Principios del boxeo

El boxeo tiene una larga historia y los mejores competidores son algunos de los atletas mejor pagados de la actualidad. La ciencia dulce requiere mucho más que fuerza bruta y la capacidad de golpear fuerte. Requiere disciplina y una amplia variedad de habilidades y tácticas, incluida la flexibilidad física y mental. Un panel de expertos que incluye a científicos deportivos y musculares del Comité Olímpico de EE. UU. Calificó al boxeo como el deporte más exigente de una lista de 60 competidores.

Requerimientos físicos

Las habilidades atléticas requeridas por los boxeadores son resistencia, poder, nervio, durabilidad, fuerza, coordinación mano-ojo, velocidad, agilidad, aptitud analítica y flexibilidad. La fuerza es la capacidad de producir fuerza, mientras que el poder es la capacidad de producir fuerza en el menor tiempo posible. La durabilidad es la capacidad de soportar el castigo físico durante un período de tiempo, lo que la hace diferente de la simple resistencia. Los boxeadores necesitan velocidad y agilidad para poder moverse rápidamente en ataque o defensa y tener la capacidad de cambiar de dirección rápidamente.

Técnicas

Todos los boxeadores necesitan dominar la postura, el juego de pies, el bloqueo y los golpes. La mano adelantada debe extenderse por delante del cuerpo mientras que la otra mano se mantiene cerca de la barbilla para protegerse. Las posturas básicas tienen la barbilla metida en el pecho y los hombros encorvados. La postura ortodoxa tiene la mano izquierda y el pie izquierdo hacia adelante y es utilizada por los boxeadores diestros, mientras que la postura del zurdo es la opuesta. El bloqueo incluye tácticas defensivas como balancearse y tejer, mientras que los golpes básicos incluyen jabs, cruces, ganchos y uppercuts.

Táctica

Las tácticas de boxeo requieren una combinación de estrategias ofensivas y defensivas. Una ofensa efectiva implica lanzar golpes rápidamente y colocarlos estratégicamente para neutralizar la guardia del oponente. Las tácticas deben apuntar a usar tu estilo de lucha para neutralizar los puntos fuertes de tu oponente y aprovechar sus puntos más débiles. A lo largo del partido, debes ser flexible en tu plan de juego para adaptarte a las condiciones cambiantes, ya que las cosas no siempre salen según lo planeado. Utilice tácticas engañosas y fintas cuando sea necesario.

Guerra psicológica

Los mejores estrategas de peleas utilizan un elemento de guerra psicológica. Es vital saber todo lo posible sobre tu oponente y la forma en que boxea antes de subir al ring. Sea consciente de cualquier cambio y explótelo. Tenga en cuenta que su oponente hará lo mismo e intentará ocultar cualquier cambio en usted. La leyenda del boxeo Muhammad Ali era un maestro en parecer débil cuando era fuerte y viceversa. Usa lo que sabes sobre el temperamento de tu oponente para que se sienta amenazado, intimidado, confundido o enfurecido en momentos en los que puedas explotar esas debilidades mentales.