¿Qué es más beneficioso para un corredor: la respiración aeróbica o anaeróbica?

Correr puede tomar muchas formas, desde un trote pausado hasta una carrera a toda velocidad. Pero no importa qué tipo de carrera hagas, tu cuerpo necesita potenciarse a través de la respiración. Las carreras más ligeras y de larga distancia hacen que tu cuerpo utilice la respiración aeróbica, mientras que los entrenamientos de velocidad y de intervalos más intensos requieren respiración anaeróbica. Lo que es más beneficioso depende de su estado físico personal y sus objetivos competitivos.

Mecanismo de respiración

Cuando se trata de correr a distancia y sin prisas, la respiración aeróbica es suficiente para cruzar la línea de meta. La respiración aeróbica utiliza oxígeno como su principal fuente de energía y no resulta en una acumulación significativa de ácido láctico. Sin embargo, las carreras de velocidad y el entrenamiento en intervalos de alta intensidad obligan a su cuerpo a producir energía instantánea a través de la descomposición inmediata de las reservas de glucógeno. No puedes seguir corriendo anaeróbicamente mientras puedas correr aeróbicamente, ya que es más duro para tu corazón y tus músculos.

Respiración aeróbica

La respiración aeróbica implica un ciclo continuo y sostenible de ingesta de oxígeno, por lo que la carrera de distancia a menudo se denomina ejercicio cardiovascular de estado estable. Tu frecuencia cardíaca permanece constante durante la carrera a distancia, lo que permite que tu sistema cardiovascular se mantenga al día con tu ritmo de esfuerzo. Mientras permanezca en una zona de frecuencia cardíaca objetivo entre el 60 y el 80 por ciento de su frecuencia cardíaca máxima, utilizará la respiración aeróbica como su principal fuente de energía. Los corredores de distancia y aquellos que buscan mejorar su salud sin esforzarse demasiado deben correr a este ritmo.

Respiración anaerobica

La respiración anaeróbica es el sello distintivo de atletas explosivos como velocistas, futbolistas y luchadores. Cuando necesita energía inmediata para una ráfaga corta, la respiración anaeróbica la proporciona sin demora. La carrera anaeróbica empuja su frecuencia cardíaca por encima del 80 por ciento de su máximo, lo que puede ser estresante para el cuerpo. Puedes sumergirte en una zona de energía anaeróbica durante una carrera de larga distancia si quieres usar esa ráfaga final para llegar a la línea de meta. Contrariamente a la creencia popular, los entrenamientos anaeróbicos cortos pueden aumentar la resistencia cardiovascular tanto como los entrenamientos aeróbicos más largos.

Medir el esfuerzo

Si no desea usar un monitor de frecuencia cardíaca durante una carrera o entrenamiento, puede tomar su pulso en el interior de su muñeca durante seis segundos y luego multiplicar ese número por 10. Los corredores experimentados deberían poder estimar su frecuencia de esfuerzo basado en cómo se sienten durante una carrera, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.