¿Qué hace si mantienes los brazos en alto mientras corres?

La forma adecuada es esencial para tu desempeño como corredor. Naturalmente, tus piernas son importantes, pero tus brazos también lo son porque afectan el equilibrio y la potencia que tienes durante una carrera. Cuando levanta los brazos mientras corre, obstaculiza su rendimiento y se vuelve susceptible a lesiones. Comprender cómo la posición de su brazo contribuye a su rendimiento en la carrera y aprender qué puede hacer para mejorar la posición de su brazo lo ayudará a correr de manera más segura, más rápida y durante más tiempo.

Disminuye tu resistencia

Pruebe diferentes tipos de ejercicio aeróbico para desafiar su resistencia.

Su frecuencia cardíaca aumenta y su respiración a menudo se vuelve más rápida y superficial cuando levanta los brazos por encima del pecho mientras hace ejercicio. Cuando su respiración se acelera, aumenta el CO2 en su cuerpo. Esto disminuirá tu resistencia al correr, lo que hará que corras menos millas y por menos tiempo. Bajar los brazos estabilizará su respiración y le permitirá tomar más oxígeno, exhalar más CO2 y correr más y más tiempo.

Aumenta su riesgo de lesiones

Realice siempre un calentamiento cardiovascular ligero antes de estirar para evitar lesiones.

El balanceo natural de los brazos hacia adelante y hacia atrás de tu cuerpo se ve comprometido cuando sostienes los brazos mientras corres. Se reemplaza por una rotación excesiva en su torso que hace que corra de manera menos eficiente. Este movimiento sinuoso también aumenta el riesgo de desarrollar un costado o incluso de un tirón muscular. Si mantienes los brazos en alto durante un período prolongado de tiempo durante una carrera larga, también es más probable que sufras un calambre muscular. Reduzca estos riesgos bajando los brazos y permitiendo que se balanceen de forma natural.

Ralentiza tu ritmo

Las fibras musculares de tipo I, o de contracción rápida, y la velocidad de las piernas van de la mano.

Cuando levantas los brazos mientras corres, también mantienes una tensión innecesaria en los hombros y la parte superior del cuerpo. Esta tensión hace que sus músculos se fatigan más rápido de lo que lo harían si estuvieran en una posición relajada. Esto no solo afecta negativamente cómo se siente la parte superior del cuerpo, sino que también influye en el rendimiento de la parte inferior. La fatiga de la parte superior del cuerpo en realidad afecta el tiempo de movimiento de todo el cuerpo y hace que corra más lento.

Consejos y soluciones

Reduzca la velocidad y controle su respiración cuando sienta la sensación de ardor.

Notarás mejoras inmediatas en tu rendimiento al correr cuando coloques y balancees los brazos correctamente mientras corres. Relaje los hombros y baje los antebrazos al nivel de la cintura. Mantén los codos en un ángulo de 90 grados y mantén los brazos cerca de los costados. Concéntrese en llevar los codos hacia atrás más que los puños hacia adelante y evite el balanceo excesivo. Abra el agarre de sus manos y relájese con las recompensas de correr de la forma adecuada.