Qué hacer cuando tiene calambres abdominales debido al ejercicio

Si está leyendo esto, probablemente sufra calambres abdominales durante el ejercicio. Los calambres abdominales, también conocidos como puntadas laterales, son muy comunes. Desafortunadamente, la sensación de opresión de los calambres abdominales irrita a algunos hasta un punto que interrumpe por completo su rutina de ejercicios. Hay varias formas de prevenir que ocurran los calambres abdominales, así como de aliviar el dolor cuando ocurre, permitiendo que su entrenamiento continúe sin molestias.

Causa y calambres

Muchos piensan que los calambres abdominales se deben simplemente al hecho de que estás haciendo ejercicio, pero la razón va más allá. Cuando los abdominales tienen calambres, el músculo se contrae, que es esa sensación de tensión y dolor que experimenta. Los calambres afectan no solo al músculo, sino también a los ligamentos, tendones y tejidos circundantes. Hay varias razones por las que se producen los calambres. El músculo puede estar fatigado, sobreutilizado o incluso lesionado. Si el músculo está fatigado, los calambres se producen en las fibras musculares agotadas. Los calambres también pueden ocurrir cuando está deshidratado o tiene niveles bajos de electrolitos, como el sodio. En este caso, la contracción se produce en el compartimento de líquido.

Prevención del dolor

Es posible prevenir los calambres abdominales antes de que ocurran. Si los calambres se deben a un músculo sobrecargado, reduzca la intensidad del ejercicio. Es posible que esté empujando su músculo más allá de su límite con la velocidad de su carrera o la intensidad de su entrenamiento. La prevención de los calambres abdominales también es posible mejorando su rango de movimiento estirando y ejercitando sus músculos de manera completa y regular. El ejercicio del jersey con mancuernas ayuda a fortalecer el diafragma para prevenir los calambres abdominales. Dependiendo del ejercicio que se esté realizando, también puede realizar ajustes, como el nivel del asiento de la bicicleta o la posición de las manos. Si los calambres se deben a una deficiencia de electrolitos, manténgase hidratado. Trate de evitar comer hasta dos horas antes de su entrenamiento.

Receta para el dolor

Cuando sus abdominales empiecen a sufrir calambres, deje de hacer ejercicio y respire profundamente. Estire y masajee la zona en la que siente dolor. Presione dos dedos hacia adentro y hacia arriba sobre el músculo afectado, y mantenga los dedos en su lugar durante al menos 10 segundos. Continúe respirando mientras presiona los dedos hacia adentro y hacia arriba de su costado. El calor ayuda a relajar el músculo contraído durante los calambres, mientras que el hielo ayuda cuando el dolor ha disminuido. Si el calambre se debe a la deshidratación, beba 0.5 L de líquido electrolítico, como Gatorade, Powerade o Vitamin Water, mezclado con media cucharadita de sal. Esto ayudará a que los calambres abdominales no se vuelvan demasiado extremos y puede ayudarlo a terminar su entrenamiento.

Consejos de tratamiento

Al estirar los músculos abdominales, tenga en cuenta el lado en el que siente dolor. Si su dolor está en el lado derecho, extienda el brazo derecho e inclínese hacia el izquierdo. Si su dolor está en el lado izquierdo, extienda el brazo izquierdo e inclínese hacia el derecho. Si cura sus calambres en medio de una carrera, siempre camine antes de aumentar gradualmente su velocidad al ritmo deseado.