Rutinas de entrenamiento de cuerpo completo para jugadores de baloncesto

El baloncesto es un juego que requiere fuerza y ​​delicadeza. Desarrollar sus habilidades fundamentales no es suficiente para asegurar el éxito en la cancha si no ha dedicado tiempo a trabajar en el desarrollo de los músculos necesarios para jugar el juego. Desde poder correr hacia arriba y hacia abajo por el piso hasta tener suficiente potencia y elevación para lanzar la pelota hacia el aro, la fuerza física es importante. Hacer ejercicio para el baloncesto con estos ejercicios puede garantizar que esté fortaleciendo los grupos de músculos correctos para aprovechar al máximo su juego.

Acondicionamiento de la parte inferior del cuerpo

Las estocadas, los saltos de cuerda, las elevaciones de pantorrillas y los sentados en la pared ayudan a fortalecer las pantorrillas, cuádriceps, isquiotibiales y glúteos. Estos músculos te ayudarán a cambiar de dirección en la defensa de manera más eficiente, ser más rápido y agregar explosividad a tu capacidad de salto. Dos veces por semana, incorpora tantas estocadas como puedas en tres intervalos de un minuto, con un descanso de 30 segundos entre cada minuto. Salta la cuerda con ambas piernas durante un minuto, luego con cada pierna individualmente durante un minuto. Descansa 30 segundos y repite. Las prensas de piernas y el peso muerto con las piernas estiradas construyen fibras musculares de contracción rápida, lo que fortalece las piernas y aumenta la resistencia para el juego. Hacer tres series de 10 a 15 en cada levantamiento dos veces por semana maximizará sus resultados.

Fortalecimiento de la parte superior del cuerpo

La fuerza de la parte superior del cuerpo es útil cuando se lucha en la pintura por los rebotes y también es vital para un tiro en suspensión exitoso. Las dominadas, lagartijas y abdominales desarrollan fibras de contracción rápida en la parte superior del cuerpo, lo que lo hace más fuerte y tonificado. Con pesas, las prensas, como la prensa de banco, la prensa inclinada y declinada y la prensa de pecho, pueden ayudarlo a alcanzar su objetivo. Al igual que su entrenamiento de la parte inferior del cuerpo, cada uno de estos ejercicios debe realizarse en tres series de 10 a 15 dos veces por semana.

Trabajando con las yemas de los dedos

Muchas personas pasan por alto la fuerza de las yemas de los dedos cuando establecen un programa de entrenamiento de baloncesto eficaz. Las yemas de los dedos, las muñecas y los codos pueden ser las partes más importantes de su anatomía como jugador de baloncesto, ya que le permiten tener el máximo control sobre la pelota al regatear, disparar y pasar. Un buen tiro en suspensión depende de su capacidad para "lanzar" la pelota de baloncesto de su mano hacia la canasta usando su muñeca. Las flexiones con las yemas de los dedos, utilizando solo las yemas de los dedos en lugar de las palmas de las manos, son el ejercicio más eficaz para desarrollar estos músculos. Tres series de 10 a 15 repeticiones dos veces por semana pueden mejorar enormemente su juego.

Acondicionamiento

Puede dedicar muchas horas a desarrollar los músculos necesarios para ser un buen jugador de baloncesto, pero sin el ejercicio cardiovascular y el acondicionamiento adecuados, es posible que aún tenga problemas para ejecutar en la cancha. El baloncesto requiere una gran aptitud cardiovascular porque requiere que te desempeñes con ráfagas cortas y continuas de velocidad y resistencia para jugar a la defensiva. Los sprints, los suicidios y las carreras de larga distancia pueden ponerte en forma para jugar. En sus tres días sin fuerza, incorpore 10 sprints de cancha completa y cinco suicidios en su entrenamiento de acondicionamiento. Para distancia, corra una milla lo más rápido que pueda. Los saltos continuos y las bandejas en toda la cancha pueden ayudarlo a desarrollar resistencia y permitirle jugar sin quedarse sin aliento. Agregue 10 bandejas de cancha completa exitosas y tres minutos de saltos continuos con un descanso entre cada minuto.