Técnicas de línea defensiva para el fútbol

En la superficie, el puesto de liniero defensivo parece una posición sencilla para jugar en el fútbol. Pero para ser un liniero defensivo exitoso hay mucho más involucrado de lo que parece a primera vista. Para ser el mejor liniero defensivo que pueda ser, comience cada jugada en la posición de ganar.

Ponerse en posición

Comience colocando sus pies correctamente. La postura previa al lanzamiento de un liniero defensivo puede ser la diferencia entre ganar y perder en cada jugada. Una mala postura, una en la que estás desequilibrado o demasiado cómodo, permitirá que un liniero ofensivo te gane en todo momento. Sus pies no deben estar separados a más del ancho de los hombros. El pie con el que pisarás primero debe estar alineado con el empeine del otro pie, dándote una postura escalonada. Mueva su peso a las puntas de los pies y gire los talones ligeramente hacia afuera, asegurándose de que su primer paso sea hacia adelante y no en ángulo.

Colocando tus manos

Una vez que coloque sus pies, debe colocar sus manos correctamente. Comience colocando sus manos hacia abajo frente a sus pies, tal como lo hace un velocista en los bloques antes de una carrera. Extienda la distancia de otro brazo y mueva su peso hacia adelante sobre las yemas de los dedos. Si no puede soportar su peso en las yemas de los dedos, trabaje para fortalecer sus manos haciendo flexiones con las yemas de los dedos hasta que pueda soportar el peso. Levanta el trasero en el aire y mantén la espalda recta, creando la sensación de que estás cayendo hacia adelante.

Salir de la postura

Tu postura debería ser incómoda. No deberías querer nada más que salir de esta postura, lo que te preparará para atravesar la línea de golpeo con intenciones violentas. En el momento del chasquido de la pelota, su cuerpo debe ser un resorte listo para ser lanzado, desatando un golpe agresivo contra el bloqueador frente a usted.

Cuando salga de su posición para enfrentar al liniero ofensivo, salga bajo, apuntando a las almohadillas de los muslos del liniero ofensivo. Ese punto objetivo bajo te ayudará a ganar influencia sobre él metiéndote debajo de sus almohadillas, permitiéndote controlar al liniero ofensivo y ponerlo sobre sus talones. En estas batallas entre linieros ofensivos y defensivos, el hombre bajo gana nueve de cada 10 veces.

Terminando la obra

Una vez que empujes al liniero ofensivo hacia atrás, mantén tu base manteniendo la distancia entre tus pies. Si sus pies se juntan, pierde esa base sólida y puede ser empujado fácilmente por el liniero ofensivo. Nunca detengas tus pies. Los linieros defensivos siempre deben esforzarse para aprovechar la ventaja. Incluso si queda atrapado en un punto muerto con el hombre bloqueándolo y no avanza, continúe cortándose los pies, tomando cada centímetro que pueda.

Con las piernas bombeando sin cesar, haz la jugada. Busque el balón con sus ojos y diagnostique lo que está haciendo la ofensiva, específicamente si el otro equipo ha pedido una jugada de carrera o de pase. Una vez que encuentres la pelota, ve a buscarla quitando tu bloqueador y acercándote al portador de la pelota para el tackle.